Vida activa

Beneficios y cambios en nuestro cuerpo al empezar a hacer deporte

cambios en nuestro cuerpo al hacer empezar a deporte

Estos son los cambios en nuestro cuerpo al empezar a hacer deporte

Hacer ejercicio y llevar un día a día en el que los hábitos saludables y la vida activa tengan un mayor peso en nuestra rutina es complicado debido al actual ritmo ajetreado y al trabajo sedentario. Es por ello que comenzar a ejercitarse cuesta y produce cambios en nuestro cuerpo al empezar a hacer deporte con los que lidiar durante un tiempo; pero que a la larga se transforman en beneficios.

Estos cambios son en su mayoría buenos para nuestra salud, pero requieren sacrificio. Si alguien piensa ponerse en forma sin sudar, sufrir agujetas y alguna que otra molestia, es buen momento para replantearse una visión tan idílica del ejercicio a la que solo se llega después de un tiempo de entrenamiento.

Este mismo nos ayudará a prevenir enfermedades y a controlar la obesidad, la diabetes o la hipertensión, entre otras dolencias, por lo que es una motivación importante para comenzar.

Mientras tanto, los efectos y cambios en nuestro cuerpo al empezar a hacer deporte se notan de manera progresiva: durante las primeras semanas, entre los 5 y los 6 primeros meses, y a partir del año. Según los expertos estos suelen ser los puntos de inflexión más importantes.

¿Cada cuánto tiempo debemos ejercitarnos?

Hacer deporte para sentirse bien es una meta; pero por el camino es preciso comprender que no basta un día en semana para ello. Y es que con una hora de ejercicio semanal no se subsanan ocho horas diarias de trabajo sedentario.

Por supuesto, siempre es mejor esa hora que nada; pero en esos casos, lo ideal es cambiar algunos hábitos como subir y bajar por las escaleras o evitar coger el coche para desplazarnos, por ejemplo.

Asimismo, es preferible no ejercitarse en las horas de más calor y sin haber realizado un calentamiento previo, incluso a la hora de practicar natación.

Cambios cambios en nuestro cuerpo al empezar a hacer deporte en el corto plazo. Las primeras semanas

Desde la Sociedad Española de Medicina del Deporte y Cátedra Internacional de Medicina del Deporte de la Universidad Católica San Antonio de Murcia (FEMEDE) sostienen que notaremos un aumento de la frecuencia cardíaca y de la tensión arterial. A esto le acompañará una mayor sudoración, una leve sensación de cansancio y  hasta dolor muscular. Los síntomas dependerán del ejercicio que se practique.

Este dolor puede sufrirse en el mismo día o bien durante los siguientes en forma de agujetas. A esto se le conoce como DOMS, dolor muscular de inicio tardío.

En cuanto a los beneficios, los especialistas sostienen que agiliza la absorción de carbohidratos y proteínas, mejora la circulación en sangre y fortalece nuestro organismo hasta el punto de combatir el estrés y el insomnio. Por supuesto, esto lo comenzaremos a notar a partir de las primeras semanas. También aumentará nuestro peso al comienzo; pero se trata de músculo.

Cambios corporales a medio plazo. A los seis meses

Si se ha seguido la rutina prevista y el esfuerzo ha estado acorde, los músculos habrán comenzado a perfilarse, en especial si el trabajo está orientado a la fuerza. También habrá aumentado el VO2 máximo en torno a un 25%. Este medidor se trata de una variable que ayuda a calcular la condición física en base a la velocidad con que la sangre transporta oxígeno a los músculos.

Asimismo, los dolores iniciales habrán desaparecido. Llegados a este punto es fundamental no haber interiorizado vicios que puedan pasarnos factura en forma de lesiones o perjudicar el rendimiento.

Además, veremos aumentada la resistencia y el fondo físico, la capacidad pulmonar y el sistema inmunológico se habrá fortalecido.

Beneficios de hacer deporte a largo plazo. Pasado un año

Pasados los primeros doce meses, la densidad ósea aumentará, y el riesgo de osteoporosis disminuirá. Además, nuestra ansiedad se habrá reducido a niveles que no sospechábamos un año atrás, y nuestra autoestima se habrá visto reforzada tras adelgazar 5 kilos iniciales, y el resto que se suman con la rutina.

De esta manera, si sostenemos nuestra rutina de ejercicio, veremos aumentada la esperanza de vida y retrasaremos el envejecimiento. Todo, a pesar de los dolores iniciales.

Y es que no importa la edad que tengas, tanto si quieres mantenerte en forma a los 30 o en adelante. Lo importante es empezar, mentalizarse y ejercitarnos día a día para notar los beneficios del deporte en nuestro cuerpo desde el primer momento.

Yalpp

Yalpp

Nuestra aspiración es acompañarte en tu viaje hacia la felicidad. Allanarte el camino, impulsarte para que te pongas ya en marcha y encuentres a tu verdadero yo, ese con el que realmente estás a gusto y te hace sentir mejor. Si juntos lo logramos, habremos mejorado nuestro mundo, comenzando por nuestras propias vidas.

Deja un comentario

Nuestra Guía

Encuentra a los mejores profesionales de la salud, nutrición, fitness o bienestar. Busca empresas que cuiden tu cuerpo, tu mente o tu mundo.