Emociones

¿Es ansiedad, aburrimiento o hambre?

Ansiedad, aburrimiento, hambre

Cómo diferenciar si se trata de ansiedad, aburrimiento o hambre

No cabe duda de que independientemente se trate de ansiedad, aburrimiento o hambre, vamos directos a saquear la nevera en busca de algo que sacie esa sensación. Por supuesto, se trata de un hábito que repercute negativamente en nuestra salud, pues no siempre se trata de apetito. La cuestión es que no es sencillo distinguir qué nos motiva a enfrentar la nevera. Es por ello que el autoconocimiento es fundamental para distinguir nuestras necesidades.

Para entender nuestro cuerpo, podemos optar por iniciarnos en métodos como el mindfulness. Gracias a este, conseguiremos una conciencia plena de nuestro organismo. En particular, para el tema que tratamos, debemos centrarnos en su rama aplicada a lo que comemos, el Mindful Eating, o alimentación consciente, que busca mejorar la forma en que nos relacionamos con la comida, escuchando al cuerpo y estando más atentos a los momentos de ingesta.

La introspección como manera de entender nuestro cuerpo

Ese impulso que nos lleva a comer tiene un origen. Si es muy agudo, posiblemente se trate de ansiedad. Si por el contrario, nuestro cuerpo ‘protesta’ o nos sentimos ligeramente débiles, posiblemente sea por hambre.

Si sistemáticamente tenemos esa imperiosa necesidad de comer, deberíamos aprender a gestionar la ansiedad. Para ello, podemos pedir la ayuda de un experto si no somos capaces de distinguir de dónde procede.

  • Ansiedad generalizada.
  • Trastornos de pánico.
  • Trastorno obsesivo-compulsivo.
  • Fobia.
  • Estrés postraumático.

Hasta entonces, podemos reposar la mano sobre el estómago. Si se nota actividad y vacío es un indicador de apetito, al igual que una mayor dificultad a la hora de concentrarnos. Ahora, si por contra tienes el cuello y los hombros tensionados, el estrés nos acecha. Indicador de ansiedad. Muchos más sencillo es averiguar si la culpa la tiene el aburrimiento.

Distracción

Si pese a todo no consigues distinguir cuál es la razón, rompe con lo que estás haciendo. Céntrate en otra actividad que implique movimiento y te haga desconectar. Esta será la última frontera para distinguir cuál de los tres disparadores nos ha levantado el apetito o el hambre.

Y tú, ¿también asaltas la nevera y no sabes por qué? ¡Cuéntanoslo en los comentarios!
Juan Pedro de Frutos

Juan Pedro de Frutos

Licenciado en Periodismo y Economía, Juan Pedro lleva más de un lustro especializado en el deporte, la vida activa y el ocio. En su prolífica carrera profesional ha estado en multitud de puestos de responsabilidad como director de comunicación y de una revista digital; a la par de su rol como presentador de programas de tv, locutor y redactor.

Deja un comentario

Nuestra Guía

Encuentra a los mejores profesionales de la salud, nutrición, fitness o bienestar. Busca empresas que cuiden tu cuerpo, tu mente o tu mundo.